Deseo


La madrugada vuelve a encontrarme despierta
Con las peladas manos vacías
Y los pies fríos.
Ante mis ojos
La ciudad duerme
Y sólo nosotros, las gárgolas insomnes,
Somos testigos de la magia
Que ejerce Morfeo sobre todo.
Unas manos tibias
Toman mi cintura
Acariciando tóscamente mi piel.
Unos labios cortantes y húmedos
Besan mi cuello y mi espalda.
Detrás mío descubro un pene erecto y ardiente
Y las mismas manos que me acarician
Me obligan a volverme
Mientras buscan mis senos y mi sexo
Que apagan la sed del desconocido.
Me abandono, me entrego,
Mi garganta emite un gemido
Desesperado y dulce
Y mientras, este extraño,
Me penetra con un movimiento fuerte y rítmico
Para explotar ambos
En un grito agónico y orgánico
Que lo inunda todo sin remedio.
Ahora estoy sola nuevamente,
Otra gágola de las madrugadas,
Con el cuerpo ardiente y los pies fríos...
A la espera de otro cliente.

6 Sintieron Conmigo:

  Franklin

25/3/08 12:38 a. m.

Gulp!

  Rosa Silverio

27/3/08 9:50 a. m.

¡Hola, querida Sarah!

Sarah con h porque antes lo escribía mal.

¡Vaya sorpresa la de ese final!

Uno se imagina a una mujer entregada y liberada, gozando del sexo, en un encuentro con un amante especial, y de repente resulta que no, que es otro más, un cliente....

Me gustó ese giro sorpresa porque aunque vas dando pistas a lo largo del texto, uno no lo sabe con certeza hasta el final.

También me gustó la forma valiente y descarnada en que abordaste el tema.

  Nikkei-Girl

27/3/08 5:41 p. m.

Wow!

Ya me imaginaba una pareja de amantes, descubriendo sus cuerpos hasta en los más recónditos lugares.

Vaya giro, como dice nuestra querida Ro, ¡vaya giro! No era su amado, sino el cliente en turno.

Tema fuerte, tema intrigante. Tema que no todas se atreven a tratar de esa manera.

¡Bravo!

  SESEUM

27/3/08 7:45 p. m.

Un poema con corazón de león. También un poema-cuento, sin dudas. Agradable sorpresa encontrarte. Desde arriba hasta abajo, seguiré leyendo por un rato.
Gracias por el texto.

  Alexei Tellerias

30/3/08 3:12 a. m.

Es... como decirlo, un poema intenso. Muy intenso, lleno de figuras y de imagenes bien vivas y fuertes a lo largo de la historia. A mi en lo particular me encantan los versos cargados de erotismo, asi bien fuerte, como un galleton directo a la cara. No conocia esa faceta en ti...

  Sarah Valerio

31/3/08 9:16 a. m.

Gracias a todos por comentarme este poema. Este es mi poema "experimento"; nunca había escrito algo así, y no sé si alguna vez me atreveré a escribir algo así de nuevo, así que sus comentarios son super importantes para mi.
Me atevo a decir que fue escrito en ese momento especial de la vida en el cual(porqué no decirlo?)todas nos sentimos putas.
GRACIAS TOTALES!! (como diría Soda Estéreo)