Casi Una Estación

El aire es más respirable ahora
mas, sin embargo,
aún quiero pedirle a las ardillas
que me entierren entre sus nueces,
ocultándome en el piso duro,
de la recurrente soledad
que lleva cinco meses
persiguiéndome sin tregua.
De vez en cuando pasa un avión
recordándome que una vez
escribí que iba cargado de sueños,
y ahora se lleva los mios.
Al otro lado de la calle
un hombre me mira sin prisas,
ni deseos, ni emociones;
sólo para descubir
que yo también lo miro
con los ojos cargados de la misma nada.
Matroushkas en mi escritorio:
una, dos, tres... mil.
Libros apilándose a cada lado de mi cama,
mi blog que ya nadie lee,
las luces intensas de la temporada...
todo luchando, febrilmente,
para hacerme invisible.
Me esconderé detrás del árbol de navidad.
La soledad ya vuelve...

4 Sintieron Conmigo:

  Avalon's Butterfly

5/12/08 2:47 p. m.

YO ESTOY AQUI!!!! just in case

  wasarry Say nO MOre

8/12/08 3:47 p. m.

Tu poesía sigue creciendo...sos increible poeta!

  Libelula De Azul

10/12/08 1:44 p. m.

Sé que están ahí, Caroline... tu y un par más... Pero más que ahí, están en mi corazón... grabados sus rostros y su carino con fuerza sobre las páginas de mi alma.

  Rosa Silverio

12/12/08 9:58 a. m.

Me gustó este poema, Sarah. Su tono, su ritmo, la soledad palpable.

Tiene ese aire de algunos poemas anteriores que te había leído y que me gustan tanto.

Espero que estés bien.

Abrazos.