La efímera vida de las burbujas de jabón. I


Las hojas huyen de las ramas
ya secas de vida,
y a la agonía de los árboles
le sigue la brisa fría
que siempre precede a la muerte.
Suenan las campanas en las torres,
altas y siniestras,
llamando insesantemente
sin prisa ni direccion
a los desamparados con hambre,
queriendo llenarles las barrigas
de mejores tiempos,
de vacuedades.

Mientras, para nosotros los iguales,
los conformes,
las hojas de los árboles siguen huyendo,
marrones y tristes,
y en algún lugar un muchacho hace burbujas de jabón
que sin lugar a dudas, y sin mentirle a tiempo,
explotan...

2 Sintieron Conmigo:

  lin*

20/11/08 3:17 p. m.

profundo sentimiento... muy buenas letras...

  Henry

23/11/08 1:26 p. m.

No se...

Te extrañamos entre el jabon de cuaba y los apagones.